Mi cuñada y el fútbol

M éxico, México, México. Gritos, matracas, chelas, mujeres, ¡Tú si puedes!

No importa la frustración ni el olvido. No importan los nuevos impuestos o los muertos de una guerra improvisada.

Tortas, cigarro y cerveza,

Tortas, cigarro y cerveza,

con en la verde hay fuerza

¡Qué gane, por dios que gane la selección! Qué llegue al quinto partido y lo gané -así no me cuesta nada la telezota que me compré-.

Se ha de sentir rebonito meter un gol y que todo el estadio lo celebre.

Que la pelota ruede, que ruede contra los de enfrente,

Que les agujeren las redes.

No importa que nadie me pele, mientras gane mi selección.

Qué importa el tiempo perdido, que importa ahora Francia. Qué muera Uruguay y su garra charrua.

Originally posted 2010-06-22 10:49:19. Republished by Blog Post Promoter

Tags: , , , ,

Lector curioso e insaciable, amigo de las bromas y dueño de un humor rampante y ácido. Coleccionista de anécdotas de ingenio y bondad, de crimen y locura, que son el ingrediente para el éxito de toda la comedia humana. En sus ratos libres es editor de extravía, responsable de las moscas a las que llamamos acentos y puntos (y que a veces se merienda), y padre de cinco niños, aunque no todos estén aquí.

6 Responses to “Mi cuñada y el fútbol” Subscribe

  1. Adolfo Tavizón 22 junio, 2010 at 1:14 pm #

    Tomaré eso como una queja contra el fanatismo futbolero, que la verdad, a pesar de que no me divierte el fútbol se me hace estupendamente bueno que casi todo un país se pueda unir por un rato en un grito de gol y en 90 minutos de angustia

  2. zamael 24 junio, 2010 at 9:38 am #

    Pues esto no es nuevo.
    En Roma estaba el circo y se puede tomar igual.
    “Al pueblo, pan y circo”.
    Habian apuestas, favoritismos, y al final, la presea o el perdón de la vida misma.
    En México el juego de pelota, aunque era mas profundo el motivo por que tengo entendido que era algo ritual y místico y el que ganaba se lo hechaban en honor a los dioses…

    Siento que es algo similar, aunque ahora es por un premio y uno de los jugadores del equipo mexicanotiene hasta mochila integrada, es un deporte que apasiona a muchos y pienso que debe ser algo que ya esta grabado en los genes, a algunos les gusta y a otros no.
    Hay que ser tolerables y aprovechar la ciudad cuando hay partido, es bien divertido ya que todo se detiene…

    • Arbolrojo 24 junio, 2010 at 5:55 pm #

      Compartir es importante, si, pero volverte masa del mismo pan, tiene sus riesgos.

      Y por otro lado, considerando tu aportación, si ya tenemos al pan en los pinos ¿porque no fundamos un partido-circo? o qué, todo se lo dejamos a televisa.

  3. Fafahrd 24 junio, 2010 at 11:35 am #

    Te quedaste corto mi buen árbol… estoy de acuerdo en que ocurren muchas cosas en el país a las que no se pela por el futbol, está probado que aún sin el mundial la gente encuentra como evadirse de esa realidad.
    En los meses anteriores, antes de ésta distracción, ¿Hubo diferencia? Por el contrario, creo que el mundial sirve como un desfogue y aliviane de estrés para todo lo que los mexicanos estamos viviendo.
    Si vivimos 100% atentos a la realidad, cada día de nuestra vida, sobretodo centrados en la realidad de miseria -sin compensar con los positivo, pues, sólo la nota roja, corrupción y demás- creo que sólo garantizamos morir en una habitación acolchada.

    • Fafahrd 24 junio, 2010 at 11:37 am #

      Ah, y empece diciendo que te quedaste corto pues hay muchas más cosas criticables, como la manipulación de la esperanza de un pueblo con fines comerciales; la obsesión que hace que alguién se le desaparezca a su señora pa luego avisarle que vendió el coche y está en Sudáfrica; las apuestas que arruinan vidas y familias; los obsesivos que se suicidan cuando pierde su equipo; etcétera, etcétera, etcétera… todo tiene su lado oscuro, el brillante es el que dice Adolfo.

      • Arbolrojo 24 junio, 2010 at 5:56 pm #

        una de las cosas más mendigas que estoy viviendo, es que sin interesarme en el fucho, lainformación me obliga a seguirla. Y a darme cuenta como es una historia que se repite cada 4 años. La vida también es memoria, y no sólo el olvido al que condenamos a nuestro cuerpo para creernos inmortales.

Leave a Reply