LA ESPERA

ESTE TEXTO SE LO DEDICO A MI ESPOSO CARLOS,
Y MI BELLA HIJA CAROLINA.

“Para muchos pueblos del África negra, los antepasados son los espíritus que están vivos en el árbol que crece junto a tu casa o en la vaca que pasta en el campo. El bisabuelo de tu tatarabuelo es ahora aquel arroyo que serpentea en la montaña. Y también tu ancestro puede ser cualquier espíritu que quiera acompañarte en tu viaje en el mundo, aunque no haya sido nunca pariente ni conocido. La familia no tiene fronteras, explica Soboufu Somé del pueblo dagara.
Nuestros niños tiene muchas madres y muchos padres. Tantos como ellos quieran. Y los espíritus ancestrales, los que te ayudan a caminar, son los muchos abuelos que cada uno tiene. Tanto como quieras.”
(EDUARDO GALEANO –Espejos)

1

En la vida hay rescates mentales, protagonizados por amores a primera vista, ángeles disfrazados de recién nacidos y libros envueltos de prudencia y asombro. Los días recopilan olores a queso fresco, pinol en el piso, música encabezada por estrellas caninas y una realidad evadida por peatones, corriendo en la ciudad a las 8:30am alrededor de la ruta 30ª!PERDERLA SERÍA UN FRACASO MAS EN LA SALA DE ESPERA!

Grandes avenidas transitan en las arterias de la metrópoli. La muchedumbre se aglomera en puestos callejeros, donde la carne de cerdo es venerada como la diosa de los comensales. Perpetrar una infidelidad, imposible, ni si quiera imaginarlo.

El éter perdió su catálogo de nombres de calles en el asiento trasero de su amigo Rafael, hecho por el cual es detenido por guardias federales. Los gendarmes argumentan desde hace más de 70 años que todo individuo sin excepción alguna, debe portar su catálogo actualizado con las nuevas reformas viales.

2

Cuenta la mitología griega la historia de Apolo y Dafne. Apolo decidió subestimar el poder de Eros dios del amor. Éste, molesto hiere a Apolo con su flecha de oro que hace brotar el amor, y a Dafne la traspasa con su punta de plomo, que ahuyenta y rechaza cualquier tipo de pasión. Apolo al ver a Dafne se enamora perdidamente, pero ella huye enloquecida a implorarle a su padre Penéo que la ayude.

Su progenitor no puede cumplir su pretensión. Así que decide convertirla en un árbol de laurel. Apolo se abraza al árbol y se echa a llorar. “Puesto que no puedes ser mi mujer, serás mi árbol predilecto y tus hojas siempre verdes coronarán las cabezas de las gentes en señal de victoria”.

3

Existe en la sala de espera un árbol que se ha contagiado de varicela y ha emigrado de la ciudad al pueblo, su nombre es el de un ángel llamado Rafael.

- Todo es disímil en esta nueva atmósfera, los gendarmes instan en pedir documentación hasta para circular en la metrópoli, y yo sólo necesito un par de tetas llenas de leche para componer mis manchas azules, creo que hay unas en ese bote de basura, iré en seguida por ellas.

Rafael las encuentra en estado de putrefacción, su padecimiento tendrá una vez más que esperar. De repente choca con un semáforo, no entiende sus colores, sólo emula a Sasha, una bella cachorra que marcha cuando este artefacto se paraliza en verde.

Por fin Rafael cruza la calle Roble, y por sus capas le llega un olor a insecticida. No es insecticida, es el smog que lacera sus borrones azules.

- Éter ¿cómo te fue con el gendarme?
- Pues mal, olvide mi documentación en tus bolsillos, tendré que consumir más carne de cerdo, sin olvidar los litros de gaseosa y toda la serie completa de María Mercedes. Imagínate: quedaré en la estupidez, al menos por unos seis meses, no podré acompañarte a que consigas morada, espero verte pronto a y no olvides tus papeles.

Éter se pierde en el asfalto, y Rafael está a punto de recibir una maravillosa coincidencia, tal vez este hecho cambie un poco su rumbo. La historia de este arbusto es parecida a la de Apolo, él también se enamoró perdidamente de Dafne y aunque han pasado miles de años desde que Eros lanzó ese flecha, el corazón del laurel sigue sin concebir ninguna pasión, es por eso que árbol se enfermó de varicela son manchas de rechazo

- Me canse de amar a Dafne, por eso hui de sus hojas que me hechizaron cual Apolo enamorado, y aquí me tienen impregnado de sombras de Dafne.

4

“ Donde sufren y lloran por los hombres, pero no les reprochan nada, ¡no les reprochan nada! ¡ Y cuando no reprochan nada, duele más, duele más!.” (FEDOR DOSTOIEVSKY –Crimen y Castigo)

El árbol es el símbolo de la regeneración perpetua, y por tanto de la vida en su sentido dinámico. “Está cargado de fuerzas sagradas, en cuanto es vertical, brota, pierde las hojas y las recupera, y por consiguiente se regenera; muere y renace innumerables veces”. (DICCIONARIO DE LOS SÍMBOLOS).

Rafael se sienta en medio de la vacuidad, recordando los relámpagos entre Dafne el pueblo y todo lo que dejo geográficamente atrás. Árbol siente en medio de su cabeza los residuos de ella, pulsando más fuertes que nunca.

De repente se escuchan unos gritos de dolencia, alguien necesita ayuda, es Minerva, una joven de 18 años a punto de parir. No hay tiempo, así que se refugia en la sombra de Rafael. Él la ampara con su energía, que cubre todo el recinto.

Después de varias horas de espera llega Carolina, una hermosa niña con una mirada que revive cualquier objeto visible.

Minerva tiene los pechos colmados de leche, y Carolina es amamantada aprensivamente por su madre. Al cabo de unos momentos la madre le regala una mirada de agradecimiento a Rafael, pero él esta acabado, esas manchas ya han empapado sus pies, su deceso es casi inevitable.

Entonces hay una explosión de energías, los dioses han conspirado para que Minerva y Rafael comulguen mutuamente, están los dos unidos por un órgano por una concepción. Torrentes de vida corren a través del cuerpo de Rafael.

El bullicio permanece inerte en la sala de espera, y los miembros de árbol son reconstruidos lentamente con el paso del tiempo. El recuerdo ya duele menos, las manchas ya casi han desaparecido en su totalidad.

Hay una luna llena en la ciudad, las apuestas por un futuro mejor alcanzan un numero exacerbado; han nacido más pacientes. Y en la sala de espera se respira un éter desintoxicado; su deuda por fin ha sido saldada

Originally posted 2012-03-17 22:55:12. Republished by Blog Post Promoter

About Elia Corina Miramontes

View all posts by Elia Corina Miramontes
Escritora y poeta, nació en Guadalajara Jalisco, estudió Letras en la Universidad Autónoma de Zacatecas, amante de las letras, y los libros . Sus primeros años estuvieron cobijados bajo la sombra del municipio de Colotlán Jalisco. Recientemente está armando su libro de cuento corto.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 17 marzo, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: ESTE TEXTO SE LO DEDICO A MI ESPOSO CARLOS, Y MI BELLA HIJA CAROLINA. “Para muchos pueblos del África negra, los antepasados son los espíritus que están vivos en el árbol que crece junto a tu casa o en la vaca que pasta……

  2. Bitacoras.com - 3 mayo, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: ESTE TEXTO SE LO DEDICO A MI ESPOSO CARLOS, Y MI BELLA HIJA CAROLINA. “Para muchos pueblos del África negra, los antepasados son los espíritus que están vivos en el árbol que crece junto a tu casa o en la vaca que pasta…

Leave a Reply