Dama Sensorial

Hoy llegaste al colegio como siempre con la delicadeza del sol en tu espalda y la ternura de tus ojos radiantes. Siempre me he preguntado si podrás transformarte dependiendo de la hora en que te encuentres, tu capacidad de tornarte diurna y nocturna me es inconcebible. Algo dentro de mí me hace creer que puedes transformarte como si yo, un simple vigilante de tus caderas, pudiera saber lo que eres durante las distintas gamas del día y la noche.

1486708_615824321800320_142776660_nQuizá puedes ser la chica alegre, continuamente sonriente, tienes esa magia que encanta tu entorno y simplemente quien te ve puede decir que has tenido un buen día. Pareces ligera, sin preocupaciones, con la seguridad de tus pasos marcando tu camino. Cuando te observo no creo que pueda llegar a conocerte, eres algo tan lejano.

Ha transcurrido un sol más, he vuelto a casa. Quiero tratar de reconstruir lo que sucedió hoy, intentar plasmar lo que ha acontecido en un parpadeo eterno, entre mis deseos y la fantasía de tu risa.

Con una mirada cotidiana me invitaste, como si supieras que esperaba ver tu sonrisa incitándome a acercarme. Claro que lo sabías, eres esa clase de chica que sabe sus alcances. Tras esta tarde perdimos la lejanía. El diálogo de sonrisas y miradas aumentó, hasta volverse saludos cordiales y terminamos en un café un Diciembre.

La primera vez que te conocí bajo la luz de la Luna, tu silueta irradiaba una áurea plata, tus ojos parecían más profundos y vacíos que en el día. Algo en ti se perdía a esas horas. Tu fuerza, esa seguridad permanecía sutilmente. Estabas tornándote vulnerable conmigo, dándome acceso a tus pupilas dilatadas, dejándome recorrerte desde el talle hasta la punta de tus diminutos pies.

Me gustas nocturna, sin vergüenza. Cuando te mezclas en todo y nada, te siento libre y mía. Me atrevo a pensar que te vas en suspiros y permaneces en sueños ausentes.

Te observo a mi costado, no quiero moverme para no despertarte. El brillo de tus ojos se ha agotado esta noche. Quiero que renazcas en mi regazo, te sientas segura y no me olvides en la mañana. Te quiero, nocturna.

Me gusta pasar mis horas contigo, seguirte en tus risas y pensamientos. Valió la pena mirarte de lejos tanto tiempo, observarte y tratar de descifrar el laberinto de tus ojos.

307765_10150378071269786_1980990173_nSentir tu calidez en el despertar del día, saber que mi almohada quedará con el leve aroma de tu presencia. Eres mi dama sensorial, te tengo en cada uno  de mis sentidos. En los cristales veo tu reflejo, durante las clases escucho tu tono melodioso, he llegado a rozar tu vestido rosa pálido; ese que resalta aún más tu palidez nata, me gusta el aroma de tus rizos frescos cada mañana y te he degustado cada una de mis noches.

Si alguien me hubiera advertido: ” Te vas a encontrar una chica que pueda ser completamente ella cuando esté contigo, que en el primer café no puedas parar de mirarla por los nervios. Te haga pensar lo estúpido que has de verte escuchándola tan segura cuando te cuenta un pedazo del rompecabezas de su vida.

La vas a conocer una vez en tu vida e irónicamente vas a dejarla más veces de las que la conociste. Quizá por tonterías de gustos, otras por razones que no quieres admitir, tal vez el miedo a ser tú mismo con ella. Vas a volverte tan vulnerable a su lado que te sentirás fuerte. Cada suspiro, pedirás que no se encuentre con alguien más, te impulsarás a ser mejor por ella y cuando menos lo esperes, te darás cuenta que eres mejor para ti.

Esa chica del café en Diciembre, te hará hallarte cuando te encuentre. Vas a despedirte de ella tantas veces, cuando no puedas dormir, cuando quieras llamarla sin razón. Que no recordarás el momento intangible en que te cambió la vida con sus pasos ligeros y su risa tranquila. Con ese aire matutino que marcaba el inicio de tu día” 

Si alguien me hubiera prevenido de todo lo que eres y puedes llegar a ser. Tal vez hubiera seguido esperando en el pasillo otra mañana más, hubiera visto esa luz incitante surgir de tus labios y serías más que una simple ficción. Podría afirmar tu capacidad de ser diurna y nocturna.

Se habrían acabado mis noches solitarias de café y notas sobre ti. Notas que parecen más reales con el paso del tiempo. Cada vez que te vuelvo a ver creo en mi pensamiento la trayectoria de lunas que hemos pasado costado a costado.

Estas notas te construyen cada noche, letra por letra se forma tu vestido pálido, el sonido de tus diminutos pies, tu sensualidad está aquí en mis sentidos. Sé de tu calidez matutina, las puntas de tus manos deben ser el paraíso al rozarse con el primer rayo de sol. Adoro esa ternura inmensa que no cabe en tus pupilas y aparece entre tus delgados labios.

Por las noches sé que cambias de tono, sí, tu piel se vuelve más clara y resalta cada uno de tus lunares. Algunos los he insertado en tu piel. He creado un mapa que me lleve por todo tu cuerpo y me clave en los cristales de tu alma. Sé que de noche eres más fría e intranquila pero conmigo se van tus miedos y crecen tus alas. Cariño, de noche de día, conmigo sin mí, diurna o nocturna, eres mi dama.

Aunque todo esto fuera mentira, que seguramente lo es, si fueras completamente distinta a lo que imagino o tal vez aún más perfecta, seguirías siendo mi dama. Esa mujer de sonrisa escurridiza, la dama que conozco matutina y vivo en fantasía nocturna.Ella, simplemente sea dama o no, amada es.
Waya’k.

Kristie Rodríguez. Estudiante de la Licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México. Autora de vidas ajenas, espejo de lo cotidiano. Palíndroma independiente. @KrisSummer1 también me hago nombrar Waya'k.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 5 mayo, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Hoy llegaste al colegio como siempre con la delicadeza del sol en tu espalda y la ternura de tus ojos radiantes. Siempre me he preguntado si podrás transformarte dependiendo de la hora en que te encuentres, tu capacidad de t…

Leave a Reply